Fifty and Beyond: consumidores más allá de los 50

Hasta hace unos años las estrategias de marketing siempre partían de una segmentación por edades, donde jóvenes y adultos eran el foco de atención. Ahora las cosas han cambiado, y ha surgido un nuevo target con un gran potencial; los FaB, o los Fifty and Beyond, todos aquellos consumidores que hayan superado los 50 años de edad. Las empresas se han dado cuenta, y poco a poco empiezan a centrarse cada vez más en este sector de la población.

Un estudio llevado a cabo por Ipsos revela que los Fifty and Beyond españoles no son como los mayores de cincuenta de hace 20 años. Se alejan mucho del estereotipo de los seniors de las últimas décadas. Este perfil tiene otras motivaciones, que van más allá de querer pasar tiempo con los nietos o practicar bailes de salón. Palabras como ‘Benidorm’ o ‘Bingo’ también tienen que sacarse del diccionario para referirse a ellos. Han adoptado las nuevas tecnologías en su día a día, y tienen unas ambiciones más adaptadas al siglo XXI. Además, cuentan con mucha información a su alcance, por lo que se trata de un target con un papel mucho más activo, concienciados y preocupados por las situaciones políticas y sociales.

Se trata de los Baby Boomers que nacieron entre 1945 y 1965, una generación que vivió el estado de bienestar en todo su apogeo, si se compara con las siguientes generaciones o las anteriores. A diferencia de los millenials, tuvieron muchas oportunidades en un contexto donde dominaba el optimismo, y supieron aprovecharlas de manera que a día de hoy tienen un gran peso en la riqueza del país. Se consolida como uno de los perfiles más importantes si se habla de consumo. Dentro de diez años supondrán más del 50% de la población, y ostentarán la mayoría de la riqueza neta española. Además de un gran poder adquisitivo, con sus hijos ya emancipados y sus vidas profesionales ya desarrolladas, disponen de mayor tiempo libre, por lo que las empresas deberán adaptarse a ellos o morir. Por eso, se han convertido en un perfil tanto o más atractivo que los millenials.

Entre sus características nos encontramos con un perfil deseoso de aprender nuevas experiencias, interesado en las nuevas tecnologías, y que no está interesado en vivir ‘una segunda juventud’. Afirman en su mayoría que ya han pasado la etapa de los 20 o 30 años, y que están muy satisfechos con ellos mismos; no buscan gustar a nadie y tienen una actitud proactiva hacia la vida.

Con unas rutinas muy enfocada a la salud, centrándose mucho en la prevención, donde están dispuestos a invertir tiempo y dinero. Nutrición, ejercicio y chequeos son sus principales intereses en este campo, por lo que prácticas como el running están cada vez más generalizadas entre ellos, y siempre buscarán productos de calidad, naturales y ecológicos. Al mismo tiempo, no quieren que se les esté recordando las enfermedades que pueden contraer, por lo que no quieren saber nada de la publicidad en la que se muestra el riesgo a una enfermedad.

Según el estudio, por lo general no se sienten identificados con la publicidad, argumentando que no están de acuerdo con que una persona joven represente a todos los grupos de edad, y que además las campañas están realizadas en gran parte por publicistas de entre 20 y 30 años. Sienten que se desconocen sus necesidades y que todavía se les asigna un gran número de estereotipos anticuados. Actualmente se están desarrollando espacios digitales creados exclusivamente para los mayores de 50, donde realmente pueden encontrar contenidos interesantes para ellos, escritos por iguales que conocen perfectamente sus inquietudes y necesidades.

Fifty and Beyond, consumidores más allá de los 50