Viajar sin gluten es fácil si sabes cómo

Los tiempos han cambiado y hoy en día viajar no es un problema para los celíacos e intolerantes al gluten. Si bien la oferta gluten free es cada vez mayor, es importante seguir algunas recomendaciones que harán de tu viaje una experiencia única, cómoda y sin complicaciones.

El gluten es el nombre genérico que se da a las proteínas presentes en muchos cereales como el trigo y sus variantes (kamut, sémola, espelta), el centeno, la cebada y, en muchos casos, la avena. La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten que se presenta en individuos genéticamente predispuestos y que se caracteriza por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado. Actualmente, tanto el número de celíacos como intolerantes al gluten, está creciendo año tras año y los establecimientos de restauración tienen que adaptarse a esta realidad introduciendo gama de productos sin gluten. Actualmente existen en España unas 400.000 personas celíacas, cifra que representa entre un 1% y un 2% de la población. Aún así, los expertos apuntan que la enfermedad está aún infra diagnosticada y algunos posibles casos de celiaquía siguen sin diagnosticar.

Normalizar las rutinas de los celíacos es una de las prioridades de la FACE, Federación de Asociaciones de Celíacos de España, por lo que cuenta con servicios de asesoramiento y apoyo, formación y una gran plataforma informativa en su página web en la que los usuarios encontrarán guías, noticias e información extendida sobre alimentación sin gluten.  

Viajar es una de las principales ocupaciones del tiempo libre de los españoles, es por eso que la FACE ofrece también una serie de recomendaciones para viajar sin preocupaciones:

1. Infórmate sobre el destino previamente

Para encontrar nuestro destino lo primero que tenemos que hacer es realizar una búsqueda y confirmar que hemos elegido un buen sitio para encontrar oferta sin gluten. En Internet hay hoy en día muchas páginas, perfiles de Instagram y blogs de viajeros celíacos que nos cuentan sus aventuras en diferentes países, con lo que podemos descubrir si los destinos que queremos visitar están familiarizados con la celiaquía.

Además, se puede investigar en las asociaciones de celiacos de cada país/ciudad en las que, seguro, encontraremos recomendaciones locales que nos serán muy útiles. Conocer como es el etiquetado sin gluten en cada país e idioma será necesario cuando tengamos que comprar en el supermercado de destino.

2. Hazte una lista de restaurantes y establecimientos sin gluten

Tener controlados restaurantes, cafeterías y supermercados donde encontrar opciones sin gluten, nos ayudará a hacernos también una idea de las zonas donde hay más oferta para adquirir y consumir productos sin gluten. Marcar los puntos en Google Maps será útil para ubicar los establecimientos y saber cuando estamos cerca de ellos.

¿Sabías que hay Apps que localizan puntos sin gluten? MobiCeliac o CeliCity son dos de las más conocidas que te permitirán localizar tus puntos de interés gluten free.

3. Kit de supervivencia para celíacos

La comida de emergencia en la maleta es un clásico para los que tienen que mantener una dieta concreta. El kit tiene que contener productos básicos como pan y galletas sin gluten, o algún snack para llevar encima en caso de tener que reponer energías. Si el viaje que vas a hacer será más largo, puedes llevar también comida precocinada o enlatada que esté permitida para subir al avión.

Siempre tenemos que tener en cuenta que, dentro de la Unión Europea, se pueden transportar alimentos con gran facilidad, pero no es el caso de otros países donde hay cierta restricciones con aquellos que tienen origen animal o vegetal.

4. Explica tu caso cuando vayas a un restaurante

Lo mejor, como en todo, es poder comunicarnos y explicar nuestra situación, de esta manera, nos evitaremos imprevistos y algún que otro susto que, en estos casos, no nos podemos permitir.

Desgraciadamente, si viajamos a ciertos países, la comunicación puede ser un poco más complicada por lo que, para estas situaciones, podemos recurrir a las tarjetas que encontraremos en algunas webs y que explican en diferentes idiomas lo que no se puede consumir.

4. Transporte

En el caso que viajes en avión, a la hora de reservar tu vuelo, deberás comprobar y especificar si necesitas un menú especial. Hoy en día muchas aerolíneas ofrecen un menú sin gluten o tienen en su oferta algún producto apto para celiacos. Debemos tener en cuenta que, normalmente, los menús especiales tienen que reservarse con antelación.

Para antes de volar, durante tu espera en los establecimientos de Areas en los principales aeropuertos españoles encontrarás oferta gluten free de la mano de Schär (panecillos sin gluten, canelones y focaccia) y Europastry (muffin de chocolate y palmera de chocolate y madalenas).

Si tu viaje es en tren, RENFE ofrece en algunos de sus largos trayectos un menú sin gluten para sus pasajeros que podrá reservarse hasta 24h antes de la salida. En el caso de los buses es un poco más difícil, pero últimamente algunas de las compañías lo están incluyendo también en sus menús.

6.- Alojamiento

La elección del alojamiento también dependerá en gran medida del presupuesto que tenemos para el viaje pero siempre podemos encontrar opciones que faciliten poder cocinarnos nuestras comidas o tener al alcance una oferta más amplia. Generalmente, alquilar un apartamento o una habitación que dispone de cocina es una buena solución para asegurarnos que no hay contaminación cruzada y que los alimentos que comemos están libres de gluten.

¡A disfrutar de las vacaciones y de un verano sin preocupaciones!

 

 

 

 

 

 

 

 

Europastry oferta Sin gluten