Viajar por trabajo no tiene que ser aburrido: el bleisure irrumpe con fuerza en el sector turístico

El bleisure ─acrónimo de business y leisure─ es una nueva tendencia en el mundo de los negocios. Se trata de la combinación de negocios y ocio, y está pensada para todos aquellos profesionales obligados a viajar de forma habitual por motivos laborales.

Cada vez es más corriente que las personas obligadas a viajar frecuentemente por trabajo añadan experiencias de ocio a sus estancias. Este grupo de viajeros, clasificados en numerosos estudios como ‘turistas por obligación’, ha aprendido a sacar partido personal a una responsabilidad laboral rutinaria, y el creciente número de profesionales que actualmente se suman a esta nueva tendencia ha hecho que, desde el sector hotelero, del ocio y la restauración, se empiecen a definir experiencias de viaje específicas para este colectivo.

Gracias a la tecnología y a las posibilidades que ofrecen los dispositivos móviles, siempre conectados, los profesionales viajeros de hoy pueden planificar las horas libres entre reuniones y comidas de negocios en tiempo casi real. Ir de compras es una de las principales actividades de ocio que se realizan, aunque poco a poco van ganando protagonismo las visitas culturales, la asistencia a espectáculos y el turismo gastronómico. Pero no todas estas actividades se realizan durante los días laborables, ya que un número significativo de profesionales que se inclinan por el bleisure prefiere alargar la estancia dos o tres días para disfrutar de la ciudad sin preocupaciones. Según el I Barómetro Turístico de Brain Trust, los hombres tienden a alargar su viaje en mayor medida que las mujeres. Y entre los profesionales que lo hacen, también el comportamiento es diferente: la mayoría de los hombres prefiere disfrutar de la experiencia solo o en compañía de sus compañeros de trabajo, mientras que las mujeres comparten la experiencia con su familia. 

Se ha detectado, además, que los profesionales del bleisure se han convertido en un grupo de interés muy representativo para la industria del turismo. Se trata de personas que usan las redes sociales de forma habitual, compartiendo sus impresiones sobre las experiencias que viven a cada momento. Por tanto, en unos tiempos en los que cualquiera se puede erigir como líder de opinión y generador de tendencia, y en que, por tanto, un comentario negativo puede perjudicar de forma notable el beneficio de un negocio o establecimiento, es de vital importancia escuchar las necesidades de los turistas por obligación y diseñar productos y servicios individualizados para ellos.

Facilitar la gestión de trámites y ofrecer prestaciones exclusivas a tiempo real son algunas de las medidas que, a la larga, pueden evitar que diferentes negocios del sector turístico se expongan a una crisis de reputación.

Blog Post Viajar por Trabajo Bleisure