27 Sep 19 - Actualidad

Turismo slow, una nueva forma de viajar

Se ha acabado viajar con el acelerador puesto: el turismo slow es lo que se lleva. Te lo contamos todo sobre esta nueva forma de viajar.

Normalmente, esperamos con ansia que lleguen las vacaciones para relajarnos y recargar las pilas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, una jornada vacacional nos deja exhaustos y volvemos de ésta más cansados de lo que nos fuimos. De hecho, un comentario muy común que se suele oír al volver de las vacaciones es: “necesito unas vacaciones de las vacaciones”.

Así pues, como contraposición a esta forma de viajar surge el concepto de “turismo slow” o “viaje lento”: una filosofía de viaje que defiende la lentitud a la hora de conocer un destino, huyendo así de las prisas y del estrés. Esta nueva tendencia reivindica la calma, la tranquilidad y la paciencia, porque lo que pretende es descubrir el lugar con la máxima profundidad (estando en contacto con la naturaleza, interactuando con la población local…). Es por ello que el turismo slow se presenta como la alternativa a las típicas vacaciones masificadas y, también, como un pilar fundamental en la defensa del turismo sostenible.

Este término tiene sus orígenes en Italia en la década de los 80 y surgió con el objetivo de frenar la cultura del fast-food, para que los turistas pudieran saborear la gastronomía típica de cada región. Más tarde, esta idea se adaptó al turismo. Pero, ¿cuáles son los puntos claves de este tipo de turismo?

  • En primer lugar, los destinos no son sitios muy visitados, más bien se trata de destinos modestos.
  • Se deja espacio a la improvisación: el turista slow prefiere ir “sobre la marcha” y no planificar qué sitios debe visitar.
  • La estancia mínima debe ser de una semana, puesto que para esta forma de viaje lo más importante es el tiempo.
  • Y por último, pero no menos importante… Las actividades turísticas están destinadas a conocer el destino, pero sobre todo: a integrarse con la población, su cultura y el entorno.

Está claro que el turismo slow se está haciendo un lugar en este mundo tan acelerado y tecnológico en el que vivimos… ¿Cuál será la siguiente tendencia? ¡Hagan sus apuestas!