¿Turismo de experiencias o turismo de emociones?

La tendencia actual en turismo es que los viajeros no elijan sus destinos por el lugar sino por la experiencia que van a vivir

El turismo actual es cada vez más ambicioso e imaginativo, los viajeros buscan experiencias únicas como viajes sorpresa o propósitos extravagantes que marquen sus viajes y los conviertan en memorables. Según Wow Trip, agencia de viajes online, viajamos un 80% más que nuestros padres y la tónica es buscar experiencias originales que nos enriquezcan personalmente independientemente del lugar.

La emoción en la experiencia vivida es un valor añadido para los viajeros, que buscan cosas como hacer turismo deportivo o gastronómico, realizar viajes inspirados en series o inmersiones culturales que te dan una perspectiva diferente sobre el mundo que te rodea. Surgido como tendencia alternativa al clásico turismo de masas, el turismo de experiencias se ha ido forjando un sitio en las preferencias de los viajeros, que inconscientemente buscan sentirse privilegiados y obtener una sensación de disfrute que perdure en la memoria.

Durante los últimos meses los viajes con destino sorpresa son una opción cada día más habitual. Las agencias y plataformas que los organizan, como Wowtrip, Waynabox o Flykube, garantizan transporte y alojamiento céntrico y de calidad en capitales europeas. Si bien el viajero puede descartar destinos que no desee o que ya haya visitado, no es hasta antes de subir al avión o 48 horas antes de su salida –como prefiera el cliente– que conocerá dónde va a viajar. El viajero solo tiene que encargarse de preparar su maleta, disfrutar del factor sorpresa como incentivo y dejarse llevar. Mayoritariamente este tipo de escapadas duran un fin de semana y son una buena opción para despedidas de soltero/a. 

Algunos expertos defienden que actualmente la tendencia es el turismo de las emociones o sensaciones, dejando atrás el concepto de experiencia, que ya ha quedado un poco atrasado. Esta perspectiva defiende que la experiencia es el medio y la emoción es el fin, por lo que hoy en día podemos hablar de turismo emocional. ¿Hacia dónde evolucionaremos? ¿Cuál será la siguiente tendencia en turismo?

Turismo de experiencias