Los nuevos hábitos de consumo en Food&Beverage

Las nuevas generaciones tienen formas de consumir muy distintas a las que tenían nuestros predecesores y cambiarán por completo el escenario actual

Hace unos años, el concepto de pedir comida a domicilio lo ligábamos automáticamente a una pizza, normalmente de calidad media/baja. Si acaso algún restaurante oriental también podía entrar en la ecuación de los servicios ‘take away’, siempre llamándoles previamente por teléfono, habiendo leído algún panfleto impreso y entregado en el buzón de casa. Hace unos años pocos eran los que compraban libros o ropa a través de una página web, y menos aun los que sacaban fotografías de su comida para luego enseñarlas a sus amigos. Hace unos años todo era distinto, y dentro de unos años lo será mucho más.

La llegada de las nuevas tecnologías ha hecho que los hábitos de consumo estén cambiando radicalmente, especialmente entre las nuevas generaciones. ¿Pero cuáles son los cambios a los que se vera sometido el Horeca con la influencia de cada una de ellas?

En primer lugar, los Millenials son los que han generado la primera gran revolución. Aquellos nacidos entre 1982 y 2004 son más críticos y más exigentes que sus predecesores, y están mucho más informados gracias al exhausto uso que hacen de internet y las redes sociales. Casi siempre buscan información sobre algún restaurante, bar o cualquier establecimiento antes de ir, y después dejan su opinión en las redes. Además, están acostumbrados a tener todo rápidamente, buscando ofertas muy personalizadas, y de calidad.

Esto ha provocado que los servicios de ‘delivery’ y ‘take away’ hayan evolucionado dramáticamente. Actualmente la comida a domicilio ya no se asocia directamente con la comida rápida, sino que podemos pedir comida de calidad como un entrecote, o un lenguado a la plancha. Gracias a las nuevas aplicaciones móviles, los Millenials han visto saciada su búsqueda del aquí y el ahora, con servicios que llegan a ser incluso externos al restaurante al que vayan a pedir, por lo que se puede demandar que en un solo pedido nos traigan un filete de un restaurante, postre de otro establecimiento, y que además nos compren tabaco en algún bar o gasolinera. Además, los pedidos telefónicos han cedido espacio para realizar reservas y pagos directamente a través de una app, por lo que no hay líos de cambios con el repartidor.

A pesar de todo, está generación no siempre compra la comida preparada. De hecho, en general prefieren comprar ingredientes de calidad y prepararse ellos mismos la comida que comprar comida precocinada o platos preparados. Normalmente miran que estos ingredientes sean beneficiosos para su salud, y prefieren comprar raciones pequeñas para evitar desperdiciar la comida. Al 26% de los Millenials valora que el establecimiento en el que han consumido les de la posibilidad de llevarse la comida sobrante.

Otra generación que viene pisando fuerte es la de los Centennials, aquellos nacidos a partir del año 2000. Estos son los que cuando llegue el momento definirán por completo el escenario de consumo, y muchas compañías ya se están preparando para ganárselos. En pocos años ya entrarán al mercado laboral. Se trata de una generación de consumidores prácticamente digitales, ya que toda su vida han estado relacionados con la digitalización y las redes sociales.

Además, se trata de una generación que por lo que parece buscan productos sanos, verdes y sostenibles. Están muy concienciados con los problemas de salud del planeta y del conjunto de la sociedad, y dispuestos a cambiar el panorama. Valoran mucho llevar una vida sana, y saben perfectamente como alcanzarla. Dejarán de lado los alimentos procesados para dar paso a productos artesanos de mayor calidad. Todo lo que sea ecológico o natural les entrará de una forma positiva.

Pero la realidad todavía no se ha visto acaparada completamente por los jóvenes. Vivimos en una población envejecida en la que la generación X (entre 37 y 51 años) todavía tiene mucho peso, así como los mayores de 50. ¿Qué buscan estás personas? En primer lugar, siempre querrán ser atendidos por expertos en su campo, en cualquier tipo de negocio o transacción en la que participen, y valoran dos cosas por encima de todo: la eficiencia y el trabajo duro. Valorarán un servicio que preste atención a los detalles y que no les hagas perder el tiempo.

Mantener el equilibrio entre todas las generaciones supone un gran reto, y debemos estudiarlas muy bien para poder llegar a cada una de ellas. Además, la industria deberá mantenerse en un estado de cambio constante, ya que todo apunta a que los consumidores que ni siquiera han nacido tampoco lo pondrán nada fácil.

Brunch