Las 7 tendencias de 2018 que marcarán el futuro de la restauración para el próximo año

Los hábitos del consumidor actual marcan las tendencias que están llegando en restauración. ¿Qué productos consumiremos y cómo lo haremos?

El sector de la alimentación está experimentando una transformación acelerada a partir del comportamiento del consumidor actual, quien demanda innovación y otras maneras de consumo. El informe anual de J. Walter Thompson, The future 100, cubre las 100 principales tendencias de consumo en todo el mundo, entre las cuales encontramos las de alimentación. Este 2018 ha sido un año marcado por cambios profundos, sobretodo en materia tecnológica, con la llegada del 5G y la realidad aumentada que han modificado nuestra interacción con el mundo digital. Estos avances condicionan también el desarrollo del sector de la alimentación. ¿Quieres saber qué tendencias de 2018 marcarán este año que viene?

 

Productos naturales

Los consumidores quieren y demandan cada vez más alimentos orgánicos, naturales y sostenibles, conscientes de que la salud y la alimentación están totalmente ligadas. Los profesionales de la restauración compiten para disponer de una oferta natural y a la vez más asequible. Un 49% de los consumidores más jóvenes –los millenials–, esperan que todos sus productos estén libres de OGM (Organismos Genéticamente Modificados) y un 56% que el producto sea también reciclable. Esta predilección por los productos naturales en el sector de food&beverage obliga a las compañías y a las startups a desarrollar nuevos productos orgánicos certificados, veganos y sin OGM, y, además, a diferenciarse de la competencia.

Aún así existen diferencias entre sociedades, si bien en Asia la tendencia por lo natural se vive de manera holística vinculando plenamente la salud y la nutrición, en Occidente se consumen los alimentos ad hoc, para un determinado fin, como es el caso de los superalimentos, que aportan diferentes beneficios para la salud.
 

Veganismo y flexitarianismo

El auge en el consumo de alimentos vegetales es una evidencia, cada vez son más los consumidores de dieta vegetariana y vegana. Ante esta demanda creciente, los establecimientos se adaptan con opciones veganas en su menú que incluyen sustitutos vegetales a base de legumbre o carne alternativa. Uno de los países donde más se ha notado el crecimiento del veganismo es el Reino Unido, donde el movimiento es 4 veces mayor que en España con un 12% de los británicos que se considera vegano.

Otro de los movimientos que está tomando fuerza en el mundo de la alimentación es el flexitarianismo, que consiste en una dieta vegetariana pero que incluye un consumo ocasional y excepcional de productos de origen animal. En muchos restaurantes podemos encontrar propuestas flexitarianas, que en la mayoría de casos también se basan en productos de proximidad y ecológicos. En este sentido, algunos expertos aseguran que un futuro sostenible pasa por adoptar el flexitarianismo, con el que se reducirían en más de la mitad las emisiones de gases de invernadero provenientes de la agricultura.

 

Responsabilidad con el medio ambiente

El sector asume su gran responsabilidad ante el medio ambiente: la producción, la conservación, el transporte y el consumo se replantean para tratar de reducir el impacto humano en el medio ambiente e incidir positivamente en el modelo económico. Uno de los retos actuales más importantes es la reducción del uso de plásticos en el envasado de los alimentos y para ello los profesionales ofrecen nuevas soluciones ecológicas y sostenibles que garanticen mejoras en la gestión de sus residuos.

 

Productos locales

Tanto consumidores como establecimientos eligen cada vez más productos locales por razones ecológicas, identitarias y también económicas. Además de la preferencia por el consumo de productos frescos, el consumo local fortalece la cultura gastronómica de los territorios. Hoy en día las instituciones, conscientes de ello, centran sus estrategias en la promoción y difusión de su turismo gastronómico como valor potencial de su territorio.

 

Globalización

Si bien la tendencia se dirige hacia el producto local, la oferta gastronómica es cada vez más variada en todo el mundo y encontramos diferentes orígenes y tradiciones culinarias en cualquier parte del mundo. La mezcla entre gastronomías favorece la innovación en materia culinaria y genera creatividad.   

 

Digitalización

El sector de la restauración se ha visto modificado también por la digitalización: hechos como el auge del delivery, la aparición de restaurantes virtuales o nuevos servicios como el click & collect o el pago virtual modifican también la experiencia de cliente.

 

Emociones

Los restaurantes se han convertido también en generadores de emociones donde el cliente obtiene una experiencia gastronómica con el valor añadido del espacio y el momento de socialización. En este momento juega también un papel esencial la tecnología con la que el cliente compartirá su experiencia a través de las redes sociales y podrá expresar su opinión a través de las plataformas de opinión. Los consumidores son conscientes de los efectos de la alimentación en su estado de ánimo y bienestar y es por eso que las marcas de food&beverage crean y diseñas experiencias gastronómicas emocionales.

En 2017 Monarch Airlines lanzó un menú que mejoraba el estado de ánimo, con el objetivo de crear una experiencia de vuelo más tranquila para sus pasajeros. Mood Food Box contiene alimentos que favorecen la relajación como un té verde y pasteles de lavanda, un té de hierbas para reducir la hinchazón y equinácea y helado de regaliz para mejorar la inmunidad. Otros establecimientos relacionados con el mundo de los viajes incluyen en sus propuestas productos con ingredientes llenos de serotonina como atún, salmón, frutas cítricas o plátanos.

 

¿Seguirán siendo tendencia estos conceptos? ¿Qué nos llegará de nuevo? ¡En breve lo descubriremos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7 tendencias de 2018 que marcan el sector - post