Hiperconectado, autónomo y participativo: así es el turista que viene

Es cada vez más habitual planificar un viaje, ya sea de trabajo o unas vacaciones de placer, sin ningún tipo de asesoramiento profesional, sino únicamente contando con información pública de internet. Una tendencia que se agudizará en el futuro con la extensión de las conexiones móviles.

Todavía queda mucho camino por recorrer en la verdadera mundialización de los servicios de telefonía e internet móviles. En la actualidad se están dando solo los primeros pasos en la eliminación del denominado roaming o itinerancia en la Unión Europea. Esto implica que todavía no exista un sistema mundial que proponga un descripción normalizada de los servicios a disposición de los viajeros.

Las redes sociales han sido hasta ahora y van a continuar siendo la puerta de acceso a una gran cantidad de información útil para planificar viajes: desde experiencias similares de otros internautas que no conocemos hasta contactos personales en la red para preguntar y comparar con el objetivo de optimizar al máximo la relación entre calidad y precio del viaje.

Hasta 2020 se calcula que se triplicará el número de turistas internacionales, en buena parte gracias al acceso al turismo de las nuevas clases medias de países en desarrollo. En paralelo, el mercado de la telefonía móvil seguirá creciendo según los expertos hasta alcanzar los 10.000 millones de terminales en 2030, más de un terminal por habitante en todo el mundo, la mayoría de ellos smartphones con acceso a internet.

Eso hará que en poco más de 10 años las ventas mobile relacionadas con el viaje se igualen con las ventas tradicionales offline. La conectividad se convertirá en una característica indisociable del viaje. El usuario exigirá disponer de conectividad total allá donde se encuentre, esté o no incluida en el paquete de servicios contratado a un operador.

Conectividad no solo significa revisar el correo electrónico cuando llegamos al hotel o preparar nuestra ruta por la ciudad del día siguiente. Conectividad significa un acceso total a los recursos de internet cuando nos desplazamos en transporte público, estamos disfrutando de una comida en un restaurante o simplemente nos damos un paseo por la calle.

Este acceso total y permanente a internet hará que el cliente no sólo sea totalmente autónomo a la hora de decidir sus viajes, sino que sea una parte implicada en la definición del producto final. Los operadores turísticos se convertirán en los ejecutores de productos y paquetes que en realidad habrá diseñado el usuario para sí mismo.

La hiperconectividad llevará asociada una nueva manera de viajar. Gracias a ella, el usuario podrá ser completamente autónomo y organizar sus viajes accediendo a información pública en la red, pero también será una parte esencial en la definición de los servicios que en última instancia le proporcionarán los operadores especializados.

El turista hiperconectado