¿Dónde vas a comer hoy? Descubre qué factores influirán en tu decisión

En la elección del establecimiento donde comer o tomar algo interviene en cierta medida el subconsciente. El primer plano de consciencia nos indica la necesidad que tenemos en ese momento: no escogeremos el mismo sitio para una comida rápida que si estamos planeando una cena romántica. Y sin embargo, dentro de la búsqueda de un tipo de restaurante en concreto, hay un gran abanico de elementos externos que, sin darnos cuenta, nos empujarán a tomar una decisión.

Hoy en día cuando se proyecta un nuevo establecimiento del sector de la restauración se valora muy especialmente la experiencia de usuario. Factores como la distribución del espacio, el tipo de mobiliario y decoración, los colores, la iluminación o la música, son determinantes para atraer al público. Cuando todos estos elementos se disponen a favor de la experiencia que el local quiere ofrecer a sus clientes, se consigue un efecto harmónico que atraerá a los usuarios. Y si estos se sienten a gusto, repetirán.

La tendencia actual es diseñar locales abiertos, espacios diáfanos que integren el comedor, la barra y la cocina y que sitúen al comensal en el centro de la experiencia. El tipo de mobiliario indicará qué tipo de servicios ofrece el establecimiento: las maderas y las piedras, combinadas con tonalidades blancas, beige, ocres o marrones sugieren una alimentación pausada y tranquila, mientras que los plásticos y los colores brillantes invitan al usuario a comer rápidamente y de forma más casual.

Restaurantes vegetarianos o de comida healthy optan por las tonalidades verdes para decorar sus espacios, mientras que bares de tonalidades amarillas o naranjas generan sensaciones alegres y transmiten felicidad, en una experiencia pensada para vivir con amigos.

El tipo de iluminación también influye en el modo de comer de los clientes de un establecimiento. A más luz, más inmediatez: los locales de luz brillante y directa suelen ir dirigidos a usuarios de paso, mientras que los que disponen de poca luz invitan a disfrutar de la estancia durante un periodo mucho más largo.

La música, finalmente, es otro de los elementos que influyen en la experiencia sensorial del usuario en un bar o restaurante. Si la música es suave estimula el consumo, invita a la relajación y favorece el tiempo de duración de la experiencia. Y dentro de la música suave, la elección de la banda sonora proporcionará una experiencia sensorial diferente: por eso a menudo somos capaces de asociar un sabor a una canción.

Y ahora, ¿dónde vas a comer hoy?

Deli&Cia Aeropuertos