Consumidores “seniors”, ¿son como los imaginamos?

Los seniors, grupo de consumidores en la franja de edad entre los 50 y los 75 años, es cada vez un grupo mayor y que, en algunos casos, dispone de un fuerte poder adquisitivo o de mucho tiempo libre disponible. Sin embargo, ¿conocemos bien sus costumbres, intereses y aficiones? ¿Qué y cómo compran los mayores de 50 años?

Los mayores de 65 años se convertirán en 2050 en el primer grupo por edad en Europa, llegando a representar el 30% de la población europea mientras que en 1960 era de sólo el 10%. Tras la revolución digital, los hábitos de compra de este grupo de edad también han cambiado, ¿pero con qué diferencias respecto a los más jóvenes?

Actualmente, y según el Observatorio Cetelem 2016 en el que se basa la información de este artículo, tres de cada diez seniors europeos tiene al menos un hijo viviendo en casa. Por lo general los seniors ayudan financieramente a sus familiares: un 78% cuida en este aspecto de sus hijos (y nietos) y un 39% ayuda a sus padres y ascendientes. Españoles y portugueses son los europeos que tienen a sus hijos hasta más tarde viviendo en su hogar, aunque contribuyen a su manutención hasta después de emanciparse.

La salud es la preocupación clave de los seniors de toda Europa, seguido de la búsqueda del confort, y en este sentido los gastos diarios constituyen un peso importante. Como confort se entiende rodearse de sus allegados y seres queridos, tener una buena situación financiera, así como gozar de un medio ambiente de calidad.

En cuanto a su poder adquisitivo, sólo el 10% ha experimentado una mejora en su poder de compra, aunque una tercera parte de los seniors cree que incrementará su desembolso en compras el año que viene.

En relación con la tecnología, los seniors europeos se conectan cerca de 2 horas al día a Internet y buscan información antes de comprar un producto. Según el Observatorio Cetelem 2016, a los seniors les gusta especialmente los juegos online y cada vez demandan más servicios digitales para gestionar su movilidad y su salud. El consumo de internet es distinto al de los jóvenes, puesto que los seniors ven más la televisión y, aunque son sensibles a la dimensión social y medioambiental del consumo colaborativo, no son tan proclives a su uso.

Además, el 66% de los seniors compra online con regularidad al menos un producto, cuyos productos estrella de este canal de compra en esta franja de edad son los productos de ocio y los viajes. Sin embargo, la tienda física sigue siendo su canal favorito, dado que a un 65% le gusta poder ver y tocar el producto. Los productos que presentan una mayor intención de compra entre los mayores de 50 años son en primer lugar los viajes, así como también artículos electrónicos y electrodomésticos, que preferirán comprar en grandes superficies especializadas.

En un país como España, que presenta un claro envejecimiento creciente de su población, tanto la sociedad como las empresas deben prepararse para atender las necesidades de este colectivo que será predominante en unos años. Nuestros mayores serán cada vez más digitales, activos y formados, por lo que adaptarse a sus necesidades será clave en un mundo dominado por la población más madura.