AREAS COLABORA CON EL EUSKAL SPOTTING WEEKEND

El Aeropuerto de Bilbao acogió hace unos días la segunda jornada del Euskal Spotting Weekend, dedicada a la fotografía aeronáutica. El encuentro reunió a más de 30 spotters que pudieron disfrutar de su afición capturando instantáneas a pie de pista.

Las jornadas tuvieron lugar en los Aeropuertos de San Sebastián y Bilbao y fueron organizadas por AENA junto a la colaboración de LESO Spotters y Areas. En el Aeropuerto de Bilbao, después de la intensa jornada fotográfica, los spotters pudieron disfrutar de un pequeño tentempié en el nuevo Burger King gestionado por Areas. La compañía se adjudicó el pasado mes de mayo cinco establecimientos en el Aeropuerto de Bilbao y uno en el de San Sebastián, convirtiéndose en el principal operador de restauración de Bilbao. Burger King se suma a la oferta gastronómica del aeropuerto: un pop-up de la pastelería Arrese y Exploring the World From Bilbao, una innovadora propuesta con la colaboración del chef local Ricardo Pérez. Además, Areas complementará estos tres establecimientos con la apertura de un Starbucks, un MasQMenos y un Santa Gloria.

La tradición del spotting

Los orígenes del spotting se remontan a principios del siglo XX cuando los primeros aficionados a la aviación empezaban a crear registros con las diferentes aeronaves que existían en ese momento. Durante la Segunda Guerra Mundial, esta práctica de registro fue de vital importancia en Inglaterra: ambos bandos necesitaban tener constancia de los aviones que habían sido abatidos por el enemigo, por eso había personas encargadas de anotar las matrículas de todos los aviones que despegaban y aterrizaban. Después de la Guerra, muchas personas empezaron a hacer uso de sus equipos fotográficos para crear los registros dando lugar al concepto actual de spotting.

Los spotters —en inglés, observadores— conjugan sus aficiones a la fotografía y a la aviación capturando imágenes de diferentes modelos y confeccionando su propia colección. Aunque normalmente visitan los aeropuertos más cercanos para realizar sus capturas, en ocasiones los más auténticos aficionados se desplazan hasta otras ciudades para inmortalizar nuevos aviones. La pasión es tan fuerte que en algunos casos llegan a permanecer hasta 10 o 12 horas disfrutando de su hobby.

En España son numerosas las asociaciones que reúnen apasionados de esta práctica y organizan diferentes actividades como es LESO Spotters que organizó con gran éxito de convocatoria el Euskal Spotting Weekend. A nivel internacional, algunos de los sitios preferidos para practicar spotting son las cercanías del Aeropuerto de Heathrow en Londres, donde los aviones vuelan prácticamente rozando los edificios; o la isla de Saint-Martin en el Caribe, en la que los bañistas pueden contemplar como les sobrevuelan las aeronaves a escasos metros.

 

*BURGER KING, Aeropuerto de Bilbao