5 tendencias en gastromarketing para este año

La restauración y el marketing se dan de la mano en este concepto del que ya hemos hablado anteriormente. Para triunfar, un restaurante no solo necesita una oferta gastronómica notable, sino que además debe saber venderla.

En estos tiempos de oferta masificada, los restaurantes con éxitos son los que saben distanciarse de la competencia y ofrecer ese “algo” diferente.

Dicho esto, el primer paso para diferenciarse de la competencia es comunicar un concepto que aporte valor añadido. En este primer paso se valora especialmente la capacidad creativa y comunicativa del restaurante.

Veamos algunas de las propuestas que están empezando a  dejar huella en el sector:

1. Vuelta a lo clásico:

La cocina tradicional, la cocina de la abuela, el confort o el slow food, son conceptos que recientemente se han vuelto a poner de moda y que apelan sobre todo a la calidad y sencillez de la propuesta culinaria.  Ante la tendencia gastronómica imperante de la “cocina de vanguardia”,  la vuelta a lo clásico recupera la hospitalidad de las tabernas de antaño y las casas de comida de mediados de siglo XIX.

 

2. Cocina contemporánea

Un posicionamiento contrapuesto al anterior que valora las nuevas propuestas gastronómicas. En ella encontramos una mezcla de técnica y conocimientos culinarios “de escuela”, creatividad, buena materia prima y vanguardia.

El gran reto de esta propuesta es el de rentabilizar la alta cocina desde el punto de vista económico. La figura del chef cobra especial relevancia, no solo convirtiéndose en el “gurú” creativo sino también en el responsable de que las cuentas cuadren.

 

3. Reformular los espacios

Otra tendencia que bebe de lo clásico para reformularlo en un concepto fresco y asequible. Hablamos de los comedores urbanos, espacios modernos y cool pero no por ello caros. En ellos prevale una cocina sin pretensiones y una gestión funcional de la cocina. De hecho se trata de propuestas en las que el ticket medio no sube de los 20 euros.

 

4. La carta

Un elemento omnipresente en la experiencia gastronómica del usuario que recientemente no ha experimentado muchos cambios. La desestructuración de la carta se configura como tendencia en el marketing gastronómico. Una carta de platos sin entrantes, primeros o postres en la que se proponen alternativas como las rutas gastronómicas o el pasar de las medias a las cuartas raciones.

El objetivo es el de romper el status quo tradicional y flexibilizar el menú o carta.

 

5. Show en sala

Con el objetivo de divertir al cliente los restaurantes optan por romper con las relaciones preestablecidas. Vuelven los carritos o las mesas auxiliares en las que el cliente puede observar como se terminan los platos o simplemente como se sirven delante suyo.

Desde Areas estamos atentos a la evolución de estas tendencias a lo largo del año para adaptar nuestras propuestas a las nuevas demandas de los clientes.

tendencias_en_gastromarketing_01.jpg